Nelson Poblete & DEL TIRÓN Green Band

by Nelson Poblete

/
1.
Ciudad sin Piedad En los ojos de la noche Te podrías congelar Cuando por las escaleras Alguien te quiera empujar. La muchacha que quisiste Se ahogó en un mar de alcohol Y cayó por el barranco del dolor Gritos en la oscuridad Se oyen en esta ciudad Sin piedad. Buscamos en las paredes El rastro de una ventana Sin vivir en el presente Y temiéndole al mañana. La vida es como estar En un taxi que va y viene, Aunque pare, el taxímetro No se detiene. Gritos en la oscuridad Se oyen en esta ciudad Sin piedad. Y te echaron a la calle, Estabas en casa un día, Comías con tu familia Y llegó la policía. Los vecinos que te vieron Cómo dejabas tu hogar, Deseaban no estar Un día en tu lugar. Gritos en la oscuridad Se oyen en esta ciudad Sin piedad.
2.
Saber dónde estar Era de madrugada, No querías despertar. Tal vez en aquel juego No debiste apostar. El timbre como un cuchillo El silencio rasgó, Y un cadáver clavado Al pavimento quedó. Una historia confusa, Nadie oyó, nadie vio; La policía entonces Un culpable buscó. Cuando del miedo sabes Que no puedes huir, Hay un tiempo en que vives, Y otro para morir. Se trata de saber dónde estar, Si del lado correcto del azar; Y es mejor que los hagas reír, Pues te pueden matar Y es mucho mejor vivir. Hay algunos que piensan Que hacen las cosas bien; Procurando que siempre Les proteja la ley; Pero hay otros que si Saben de qué lado estar; En donde la injusticia No les puede tocar. Se trata de saber dónde estar, Si del lado correcto del azar; Y es mejor que los hagas reír, Pues te pueden matar Y es mucho mejor vivir.
3.
El conejo de Alicia En la habitación de Alicia Había un gran espejo A través del que podía Visitar a su conejo Que corría con alarde Pues siempre llegaba tarde. Alicia que tenía Una vida tan oscura, Gracias a su conejo Emprendió una gran aventura; Vio venir la primavera Dentro de su madriguera. Los labios del conejo de Alicia, Sonríen cuando ella lo acaricia. Ofreciéndole una seta Una oruga le decía: Si comieses de mi fruta Muchas mas cosas verías; Y si la comes bien, Mas cosas podrías ver. Alicia se encontró Riendo en la oscuridad A un gato que se hacia Invisible a voluntad Y confesaba ser De la corte de Lucifer. Los labios del conejo de Alicia, Sonríen cuando ella lo acaricia. La duquesa aquella tarde A Alicia dejo perpleja Cada cosa para ella Tenía una moraleja: Alicia sin tu conejo, No habrías llegado tan lejos. Los labios del conejo de Alicia, Sonríen cuando ella lo acaricia.
4.
Em tornes a buscar Un moment en el temps, Vestigi rescatat D’un forat al desert; Sentint la teva veu Ha viatjat el meu cor Travessant l’univers, I em perdo en els teus ulls Que volen com ocells. Em tornes a buscar Amb la teva margarida nua a la má, Amb el teu vestidet Que amaga el teu cos Que és un dolç ganivet I el teu jardí és el lloc Del meu enterrament. En la teva mirada Li robaré la llum A la matinada; I a ta pell despullada Serè un gos Mort de set En una font salada; Un sospir en el vent De gavina cansada; Un llampec clavat A una branca tallada. I jo em dic que no, Que no puc sentir De nou la teva escalfor; però tot i així la vida és difícil per a tu i per a mi I el món no s’atura Per un cor patint.
5.
03:34
El regreso Una mañana azul de marzo María se duchaba Antes de desayunar. Su cuerpo mojado Daba destellos de luz; El teléfono ha sonado Ella corre a contestar. “Hola, soy Gabriel, Estoy aquí, Acabo de volver; He venido, He venido para verte a ti”. El cuerpo desnudo de María Era una hoja mojada Que se estremecía. Preparó un café, El timbre sonó, En la punta de sus pezones Y la puerta se abrió. Una mirada Atravesó sus ojos, voló, Voló en el tiempo A través de su piel; No quiso preguntar, No quiso preguntar, No quería saber. Un beso largo, largo Como el deseo, Las manos que vuelan, La ropa en el suelo. El reloj camina hacia atrás En el tiempo presente, La piel se moja, se moja De caricias ausentes. Una mirada Atravesó sus ojos, voló, Voló en el tiempo A través de su piel; No quiso preguntar, No quiso preguntar, No quería saber. Una puerta se abre En mitad de la noche, Se enciende todas las luces De la violenta irrealidad. Los pasos se dirigen Hacia una habitación; Los amantes duermen abrazados En la oscuridad. Y las balas caen, Y las balas caen en sus cuerpos, Como fantasmas De otros tiempos.
6.
Canción Letal En el bar L’Astrolabi Actuaba un cantautor Que interpretaba siempre Sus canciones con pasión. En su día aprendió El oficio de conjugar La música y las palabras Con el arte del cantar; Y le tenían miedo Las botellas de aquel bar. Pero un día de otoño Se planteo seriamente La triste posibilidad De la muerte: Si nunca elegimos Como vamos a vivir, Por lo menos decidamos Como queremos morir; Y esa idea desde entonces No le dejaba dormir. Un buen día decidió Luego de esa reflexión Provocarse una eutanasia Componiendo una canción; Y combinando la silabas Adecuadamente, La tonada produciría El sonido de la muerte; Y cantando quedaría Como un fiambre de repente A veces se tienen ganas de cantar Una canción letal. Una vez terminada Aquella extraña canción, La bruja de su barrio Le dio su bendición, Y la guardo Como un secreto talismán En un rincón De su memoria de juglar, En espera de la hora Elegida para el final. Cuando nuestro cantautor Finalmente se hizo viejo, Y nadie daba nada Por estar en su pellejo, Ese día decidió Que había llegado el momento Y se vistió de gala Para su último concierto; Y todo el mundo vino A ver el acontecimiento. A veces se tienen ganas de cantar Una canción letal. Pero por desgracia La bruja de su barrio No había actualizado Su mágico diccionario, Y el efecto que produjo La fatídica canción Fue algo que casi Lo mato de la impresión; Y el solo recordarlo Me produce un gran temblor. Había en L’Astrolabi Un silencio sepulcral, No se escuchaba ni Siquiera una mosca volar, Y su cuerpo de pronto Se fue haciendo transparente, Mientras salían las palabras De su boca, y de repente; Aquel viejo trovador Desapareció para siempre. A veces se tienen ganas de cantar Una canción letal.
7.
Creer en Dios La rosa de María Una noche se marchitó; Y Mahoma se presentó, Mahoma apareció. En ese momento, todo el mundo De rodillas cayó, Y Mahoma sonrió, Mahoma sonrió. Les habló del paraíso, de una tierra Más allá de ésta tierra, En la que todos podrían vivir Luego de morir en la guerra. Una multitud de Jesucristos Se tomó las calles Para desfilar, Para desfilar; Pero algo pasó entre ellos Que de reojo Se empezaron a mirar Y se empezaron a picar. Cada uno declaraba ser El Jesucristo verdadero, Y esgrimiendo los maderos Entablaron una batalla campal. Puedo creer o no creer en Dios, Como cualquier otro; Aunque es posible, Aunque es posible que Dios No crea en nosotros. Millones de rabinos Ennegrecen las calles de Israel Para protestar, Para protestar Contra su Mesías que después De miles de años Decidió llegar, Decidió llegar. Furiosos gritaban los rabinos Pues no estaban de acuerdo Que su Mesías decidiera llegar Bajo la forma de un cerdo. Puedo creer o no creer en Dios, Como cualquier otro; Aunque es posible, Aunque es posible que Dios No crea en nosotros.
8.
02:43
El pacto Letra y música: Nelson Poblete. Quisieras cortar las alas Al pájaro de metal Que muy lejos de ti Se la va a llevar. Creíste que existía Una única verdad Sobre aquello que entendías Era la libertad. Pero ella siempre Tan impredecible Te enseñó sin saberlo Que nunca fuiste libre. Y ahora te quedas medio muerto Clavado al suelo Del aeropuerto; Como un poste reseco En medio de un desierto. Igual que un barco varado En una playa sin mar Ella no hacía otra cosa Que pensar en escapar. Y ahora abandona tus brazos Que como alambres de espino Limitaron en su abrazo Su errático camino. Pero ella siempre Tan impredecible Te enseñó sin saberlo Que nunca fuiste libre. Y ahora te quedas medio muerto Clavado al suelo Del aeropuerto; Como un poste reseco En medio de un desierto.
9.
Causa perdida Hubo hombres que hoy nadie imaginaría Luchando por un ideal, Hubo quienes perdieron la vida Por algo más que un trozo de pan. Y no hay nadie en el mundo Capaz de hacer que esta historia pueda cambiar, Puede que ya no quede ninguno Que al cruzar la puerta del siglo veintiuno No tenga en su vida Una causa perdida. Las piedras del Muro de Berlín No tenían nada de belleza, Cuando cayeron hechas mil Pedazos, dieron en las cabezas De quienes pretendieron Ser los sacerdotes de la libertad, Y mientras se llenaron de dinero Vendiendo esperanzas para la sociedad Otros dieron su vida Por una causa perdida. Una lucha, una herida, Utopía esparcida Por las ramas que brotan Del árbol de la derrota. Las banderas de la libertad Se apolillaron con frases gastadas, Idealismo y sinceridad Son palabras que hoy no significan nada; Y mientras los ricos nos roban Y dicen que todo eso es pura ingenuidad Aún defendemos sus leyes Y a menudo pensamos a ver dónde estará Eso que hoy en nuestra vida No es más que una causa perdida.
10.
La prison de Nantes Dans la prison de Nantes, y'avait un prisonnier, personne ne vint l'vouère que la fille du geolier. Un jour il lui demande, Et que dit-on de mouè? On dit de vous en ville, Que vous serez pendu... Mais s'il faut qu'on me pende, Déliez moi les pieds, La fille etait jeunette, Les pieds lui a délié, Le prisonnier alerte, Dans la Loire a sauté Quand il fut sur les rives, Il se prit a chanter, Je chante pour les belles, Surtout celle du geolier. Si je reviens a nantes, Oui je l'épouserait, Dans la prison de Nantes Y avait un prisonnier.
11.
La huida de los jinetes Dónde se van, dónde se fueron, el tiempo Borró sus huellas transformándolas en viento Huyendo van de los soldados, Sus caballos desbocados, Los jinetes cruzan el monte Por los senderos del bosque. La montaña multiplicaba los disparos En la justicia pocos encuentran amparo Dicen que cuando los bandidos Afrontaron su destino Los seputó la primavera En la patria de la frontera La historia esconde el graznido de los cuervos Y el vino nace de las pisadas del pueblo Fantasmas que van cabalgando, El botín de aquel asalto, Le cuenta por la noche un cuento A los árboles el viento.

about

La banda Del Tirón Green Band comienza a acompañar las canciones de Nelson Poblete a principios del año 2013 en Barcelona, cuando se conocen los cuatro integrantes del grupo.
Nelson Poblete (guitarra/voz) y Ricky Araiza (mandolina/bouzouki) ya habían trabajado juntos y grabado tres discos. A finales del 2012 llegan a Barcelona Mario Rodríguez (contrabajo) y César Fernández (batería/percusión) quienes también tenían otro proyecto musical, y es entonces cuando comienzan a tocar experimentalmente en el bar l´Astrolabi del barrio de Gràcia.
Una vez consolidado el cuarteto, dan sus primeros conciertos en Barcelona y al mismo tiempo realizan la grabación de un álbum que lleva el mismo nombre del grupo. Éste incluye temas de Nelson de sus anteriores discos, adaptados a la nueva formación y otros nuevos que nacen tras la unión de estos cuatro amigos. Este álbum fue terminado en septiembre de 2013.

credits

released July 12, 2014

license

all rights reserved

tags

about

Nelson Poblete UK

Nelson Poblete. Autor, compositor e intérprete. Ha realizado la casi totalidad de su carrera artística en Barcelona, y ha ganado varios premios en festivales. Vive en Manchester, y realiza conciertos en diferentes países de Europa tocando las canciones de su repertorio. Suele presentar su trabajo en solitario, acompañado de una guitarra acústica, y junto al norteamericano Ricky Araiza. ... more

contact / help

Contact Nelson Poblete

Streaming and
Download help

Redeem code

Report this album or account

If you like Nelson Poblete, you may also like: